ADVERTENCIA:

Todos los materiales, vínculos y contenidos que integran este espacio, han sido incorporados con fines exclusivamente didácticos y sin mediar ninguna intención de lucro.

El unico mérito de este equipo de trabajo es haberlos compilado en un sitio para facilitar el acceso de las personas interesadas en la consolidación de la cultura inclusiva.

Educación social/sexual para niños y jóvenes sordociegos*
















Por Tom Miller. M.S. Supervisor Educacional
Perkins School for the Blind

*Material reproducido con fines exclusivamente didácticos.
Falta por incluir los diagramas y cuadros del texto original.

El Sr. Miller es actualmente Supervisor Educacional en al Perkins School for the Blind en Watertown, Massachusetts. Ha trabajado en el campo de la sordoceguera y ceguera en los últimos veinticinco años. Continúa desarrollando e implementando programas de educación social/sexual, consultorías y conferencias a nivel nacional e internacional sobre el tema.

INTRODUCCION

"Estoy convencido que no es una cuestión de SI nuestro niño debería tener relaciones sexuales, sino CUANDO y DONDE. Nosotros debemos aceptar el hecho de que la educación sexual no puede ser demasiado temprana-pero puede ser demasiado tarde." (Betty Penler, defensora y madre de niños con necesidades especiales).

Lo citado arriba apunta a la controversia de la educación social/sexual entre las familias de niños con y sin discapacidades. Es un tema que es personal y altamente público y que a través de la historia de la educación tanto regular como especial ha sido visto como un tema de primera prioridad y luego consecuentemente ignorado. Es un tópico sobrecargado de emociones y de una variedad de valores personales y culturales, y especialmente en el área de la educación para discapacitados ignorado hasta que surge una crisis o problema.

Al inicio de la década del 70, se produjo una gran cantidad de conocimientos, actividades acerca de los derechos sociales/sexuales de las personas con discapacidades. Una variedad de curriculums, artículos, seminarios y políticas se desarrollaron para guiar las necesidades de jovenes y adultos con discapacidades simples o múltiples.

Desafortunadamente, debido a la variedad de factores la intensidad de estos esfuerzos gradualmente decrecieron y la educación social/sexual para las personas discapacitadas continúa hasta hoy como un componente muy subdesarrollado en los programas escolares y de la comunidad. A menudo la educación social/sexual ocurre solamente en un nivel informal y reactivo, por ej. como una respuesta a la crisis del estudiante. El propósito de esta presentación será ofrecer un enfoque concreto y pro-activo para guiar los temas sociales/sexuales de los niños y jovenes/adultos con sordoceguera.

PANORAMA GENERAL DEL PROBLEMA

¿Por qué el niño o joven/adulto sordociego a menudo realiza avances significativos en actividades estructuradas de destrezas de auto-ayuda o entrenamiento pre-vocacional, y luego demuestra tan severos déficit sociales, como la falta de iniciativa, la incapacidad para hacer uso de su tiempo libre, pobre habilidades en toma de decisiones o la limitación para entablar relaciones sociales? ¿Cuáles son algunos de los factores que yacen en la raíz de este tema? Esta falta de desarrollo social-emocional parece surgir de la interacción de muchos factores que no pueden ser verdaderamente aislados unos de otros. El objetivo de esta visión panorámica del problema, sin embargo será reflejar algunas de las causas de esta falta social y para ilustrar el rol del personal y los padres en la solución de los déficits en el aprendizaje de lo social/sexual.

La educación social/sexual para la persona sordaciega, en realidad para todos los niños y jovenes, es una tarea de aprendizaje a lo largo de la vida que necesita ser guiada desde la infancia en adelante. La premisa básica de esta presentación es que el niño o joven/adulto sordociego, de cualquier nivel de funcionamiento, tiene derecho sociales/sexuales y responsabilidades, y tanto los padres como el personal tienen la responsabilidad de educar y crear entornos que permitan a estas personas desarrollar totalmente sus potencialidades. La información que será presentada cubre un amplio rango de niveles de funcionamiento y ha sido usada exitosamente con niños y jovenes/adultos sordociegos. Los enfoques e información también reconocen la diversidad de opiniones culturales y éticas sobre la educación social/sexual, pero la experiencia ganada ha demostrado ser adaptable a diversos conjuntos de valores y a un amplio rango de personas.

Lo siguiente provee un resumen de los tópicos que serán cubiertos durante esta presentación:

¿CUÁLES SON ALGUNOS ASPECTOS A CONSIDERAR EN LA EDUCACION SOCIAL/SEXUAL PARA PERSONAS CON DISCAPACIDADES?

1. Nosotros mismos y la sociedad
2. La persona con sordoceguera
3. Contenido del programa social/sexual
4. Técnicas para la formación para la educación social/sexual

NOSOTROS MISMOS Y LA SOCIEDAD

A fin de comprender la educación social/sexual para niños y jovenes sordociegos necesitamos observar brevemente el tema de la educación sexual en general. El tema primario es tratar con la "sexualidad" y no con la discapacidad. La educación social/sexual es un tema controvertido, para cada uno de nosotros y para la sociedad en general. Tomemos algunos documentos, veamos televisión o videos, escuchemos la música en la radio, y seremos bombardeados con imágenes de expectativas sociales e imágenes sexuales de aquello que se supone que somos o creemos que deberíamos ser.

Basado en estas imágenes y considerando los tópicos de los curriculums de las escuelas públicas, estereotipos o malas interpretaciones, es aparente que existe una gran confusión social dentro del área de la educación social/sexual sobre lo que debe ser enseñado, quién debe enseñarlo, y cómo debe ser enseñado. En general, desafortunadamente, en la educación social/sexual en los niños y jovenes con o sin discapacidades, si eso ocurre, sucede en un modo "reactivo". Muy a menudo el resultado es un tema no enseñado o ignorado hasta que llega a ser un problema, a menudo reconocido por los adultos con un gran OH NO!! La crisis es generalmente conducida de una manera negativa mediante la suspensión, castigo o solamente diciendo No con muy poco énfasis en un aprendizaje constructivo o en la preparación del niño para mejorar su comprensión y resolver el problema en el futuro. Tanto los adultos como los cuidadores, particularmente en el área de educación social/sexual debemos comenzar a darnos cuenta que el ignorar o no abordar este tema crea una situación donde los niños y jovenes con o sin discapacidades son dejados a interpretar y crear valores e impresiones relacionadas al estilo de vida social/sexual y de relaciones sin una guía u orientación.

Aún cuando en el abordaje de los temas social/sexual nunca podamos vencer totalmente el sentimiento de "oh no", podemos abordar el tema de la sexualidad para la persona discapacitada de una manera pro-activa , esto es tratando conscientemente de enseñar y cubrir los temas social/sexual a lo largo de toda la vida de la persona.

Utilizando un abordaje pro-activo centrando el énfasis en la educación e intervención que visualice las experiencias social/sexual para los niños y jovenes con o sin discapacidades como "oportunidades" para el aprendizaje, señales de crecimiento, y como un escalón para el desarrollo completo de destrezas de toma de decisiones de acuerdo a las mejores habilidades individuales de cada persona.

Lo esencial para decidir nuestras acciones en el abordaje de la educación social/sexual para niños y jovenes con sordoceguera es desarrollar un nivel de auto-conocimiento y conciencia de nuestros propios sentimientos y actitudes hacia los temas social/sexual tanto en relación a nosotros mismos como hacia la persona con discapacidad. Después de un gran énfasis en el desarrollo del juego y actividades sociales durante la temprana edad, la primera etapa en la educación social/sexual de los niños y jovenes sordociegos es la actitud del personal/padres y la clarificación de valores y educación. Dada la confusión que existe en relación a la educación social/sexual entre las personas sin discapacidades, llega a ser de primordial importancia la exploración por parte del personal y de los padres tanto de sus propios valores social/sexual como de sus habilidades para abordar este tema. A través de talleres y poniendo a disposición los recursos que traten tanto los temas informativos como actitudinales relacionados al desarrollo social/sexual y a las personas con discapacidad, tanto los padres como el personal pueden ser de ayuda en la identificación y clarificación de sus propios valores personales.

Esta etapa inicial les permitirá iniciar conversaciones entre ellos y/o con la persona con discapacidad y empezar a desarrollar o acceder a recursos para alentar el desarrollo social/sexual de sus niños o rehabilitandos. La auto reflexión nos permitirá ver cómo adquirimos nuestro conocimiento social/sexual y conductas, y luego entonces aplicar o quizás corregir cómo los niños y jovenes sordociegos aprenden estas conductas y ponerlas en práctica.

Necesitamos examinar nuestros propios sentimientos en relación a los derechos y responsabilidades de las personas que son sordociegas en las áreas de expresión sexual, rivacidad, acceso a la información y servicios, la habilidad para seleccionar relaciones y lugar donde vivir, y en general a la toma decisiones que afectan sus vidas social/sexual y permitirles desarrollar totalmente su potencial. (Gordon, 1974) Sostenemos nosotros algunas de las mitologías relacionadas a la sexualidad y a la discapacidad por ejemplo que son asexuales; actitudes sexuales incrementadas; dependiente e infantil; una amenaza para los otros en la comunidad? (Chipouras, 1979).

eaccionamos a la idea de la sexualidad y la necesidad de la educación social/sexual para la persona discapacitada con escepticismo; apartamiento; anulación; represión; o activa estimulación? (Chipouras, 1979) . La primera etapa hacia un programa de educación social/sexual para personas sordaciegas es concebir que la persona con una discapacidad sea esta ceguera, sordera, parálisis cerebral o discapacidades múltiples, no deje por su discapacidad de ser un ser social/sexual. Esta concepción proviene de una auto reflexión y solicitando información adecuada de lo que a menudo son nuestros conceptos erróneos en relación a la sexualidad y a la discapacidad que impide no solo nuestra habilidad para visualizar a la persona discapacitada como ser social/sexual, sino aún más restringida la posibilidad de ver factible el desarrollo de la expresión social/sexual apropiada, auto concepto, y la motivación para vivir tan independientemente como sea posible.

(Chipouras, 1979). Se logra la realización que por la pérdida del aprendizaje incidental a través de los sentidos de la visión y la audición por la sordoceguera la persona hace aun más imperativo para nosotros para intervenir e interpretar experiencias de vida y para proveer acceso a la información que les permita lograr independencia social/sexual en sus más completas potencialidades.

El desarrollo de un programa de educación social/sexual para la sordoceguera comienza con la creencia de que el niño y el joven sordociego tiene los mismos derechos y responsabilidades básicas que nosotros. Comienza con expandir la definición de sexo más allá del acto a la concepción que el sexo es lo que nosotros somos, que nuestra masculinidad y feminidad son una parte integral de nuestras interacciones diarias e instrucción con los niños y jovenes sordociegos.

En la enseñanza de la educación social/sexual, nosotros necesitamos adherir a esta definición más amplia de sexualidad. El desarrollo social/sexual no está limitado al hogar o a la clase, sino que está totalmente integrado a nuestra existencia diaria. Nuestro mundo es un mundo social y vivir, en cualquier nivel no interesa que tan básico, la necesidad involucra la relación con uno mismo y con los otros. En todo nuestro trabajo, socialización e intereses "... la sexualidad es una expresión de la personalidad de uno y es evidente en las interacciones diarias". (Chipouras,1979).

ediante la autoreflexión y la aceptación de esta definición amplia, nosotros además nos damos cuenta que la educación social/sexual no es un proceso estático. A diferencia de una habilidad tal como lavarse las manos que se enseña y se sabe se ha logrado, nuestra expresión social/sexual es relativa a nuestra edad, a la situación de vida, a los grupos sociales, etc. y cambia en el aprendizaje y/o en las circunstancias de vida para la persona con sordoceguera que llevará a la necesidad, o mejor a la oportunidad, de enseñar en un más alto nivel de habilidad o para hacer una adaptación necesaria.

LA PERSONA SORDOCIEGA

Debido a que el desarrollo social/sexual es un proceso en marcha, es necesario considerar algunos factores de la infancia que podrían impedir la progresión del aprendizaje social/sexual para los sordociegos con o sin impedimentos adicionales.

A diferencia de un niño sin impedimentos, que es capaz, comenzando del nacimiento, para recibir y responder a la estimulación física, verbal y social desde su entorno y los que están alrededor de él. El niño sordociego comienza su vida en un estado de deprivación sensorial. La naturaleza y la severidad del impedimento de los sentidos cercanos y de distancia le imponen al niño grados variados de aislamiento social. Para el niño sordociego la pérdida del lenguaje social auditivo y de la interacción visual total con el ambiente crea limitaciones severas en la movilidad temprana del niño, la exploración directa de su mundo y lo que es más importante el acceso al aprendizaje social.

El niño sordociego a menudo carece de contacto con otros niños y bastante seguido los padres y el personal están confundidos de cuál es la mejor estimulación o interacción con el niño más allá de cubrir sus necesidades básicas. Los patrones de interacción básicos del desarrollo tales como jugar significativamente con objetos o buscarlos, jugar con los padres, juego imitativo y cooperativo con otros son experiencias limitadas para el niño. Los impedimentos sensoriales disminuyen la exposición a experiencias sexuales repetidas que los niños que ven tienen todos los días. Las oportunidades para observar a los padres a abrazarse o quererse, el uso de frases simples de amabilidad, expresiones de emoción, conductas de coqueteo y/o referencias de lenguaje corporal, momentos compartidos entre los mejores amigos, variaciones en los estilos de vestirse, etc., aspectos considerados naturales en una persona que ve y oye, son muy a menudo
inaccesibles para el niño sordociego y así esto lleva a una deprivación en el aprendizaje del área social/sexual. Como resultado de esto, el niño sordociego a menudo construye su pequeño mundo y descubre satisfacciones en conductas de auto-estimulación.

¿Qué sucede cuando esta persona social y emocionalmente con retraso en su desarrollo entra a la adolescencia? La adolescencia para el sordociego debe no solamente salir del laberinto del período de los cambios físicos sino también debe enfrentarse con sus nuevas demandas sociales. Debido a su crecimiento físico y a menudo un adecuado desarrollo en otras áreas de aprendizaje, el adolescente sordociego es de pronto confrontado con los esfuerzos de adaptar sus conductas sociales a las pautas apropiadas a su edad dentro de contextos específicos (ej.: el trabajo o el hogar). Algunas conductas, por ejemplo abrazar o estar en contacto físico con el personal no son vistas como apropiadas y se tornan conductas problemas que necesitan de modificación.

Durante este período, la persona sordaciega a menudo permanece en un estado de aislamiento social en relación a la interacción con sus pares. Debido a la singularidad a los modos de comunicación usados por los estudiantes sordociegos o las limitadas habilidades para adquirir lenguaje puede existir una limitación para expresar sentimientos y emociones, y a menudo resulta en frustración y expresiones corporales de sus sentimientos. La escuela o el lugar de trabajo con su énfasis sobre la estructura puede fomentar además la frustración y/o continuar la sumisión o rigidez sin ofrecer oportunidades para hacer cambios o moverse hacia un crecimiento personal mayor.

También el tiempo libre del estudiante puede ser programado de tal modo que las oportunidades de interacción social espontánea se vean obstaculizadas. Finalmente, una ausencia de modelos de roles sin la situación de vida y/o una falta de conocimiento por parte del personal o de los padres sobre cómo observar y fomentar el desarrollo social/sexual puede además impedir el crecimiento hacia una madurez social emocional.

En resumen, la falta de conceptos básicos tales como nombre de las partes del cuerpo, contactos corporales apropiados/inapropiados, cómo decir algo de manera aceptable, tratar con extraños y habilidades para tomar decisiones sociales/sexuales ubica a la persona sordaciega en un riesgo significativo de abuso físico y/o sexual.

El desarrollo de estas habilidades y conductas sociales/sexuales son esencialmente para la integración a la sociedad y para capacitar a los niños y jovenes sordociegos a lograr y desarrollar relaciones sociales al máximo de sus potencialidades. Nuestro role como padres y profesionales es el de mediadores o facilitadores. Necesitamos ayudar a ofrecer las realidades de las experiencias sociales/sexuales en un enfoque hacia la persona sordaciega y exponer e interpretar la multiplicidad de lo social/sexual que están retrasadas debido a la deprivación sensorial. Idealmente, nuestro role será el de socio dentro de la escuela y de los padres para trabajar juntos y desarrollar las habilidades esenciales sociales/sexuales para el éxito en la vida del niño/joven sordociego de cualquier nivel de funcionamiento.

Para realizar este pedido con claridad y trabajar juntos con gusto es necesario ver en realidad la vida que los niños y jovenes sordociegos enfrentarán en el MUNDO REAL e identificar los recursos y cómo cada uno de nosotros personalmente los conducirá a este conocimiento esencial. Mientras la educación social/sexual es un proceso que ocurre en cualquier momento en que el personal o padres y estudiantes interactúan, la implementación de un programa de educación social/sexual requiere que cada uno de nosotros identifique, particularmente en el área de temas de sexualidad, nuestro nivel de confort con varios tópicos y desarrollar nuestras propias destrezas o buscar el apropiado conocimientos, recursos y/o personas para enseñar estos temas esenciales de la vida.

En situaciones de aprendizaje social/sexual, un modelo desarrollado por Annon (1974) ofrece una jerarquía de toma de decisiones para facilitarnos a cada uno de nosotros determinar nuestro nivel de confort con un tema y buscar tanto como sea necesario recursos profesionales y personales.

El modelo ofrece una progresión desde ofrecer permisos simples hasta proveer información limitada y sugerencias específicas y/o buscando una intervención terapéutica intensiva (Annon, 1974). Ofrece una oportunidad para que el personal y los padrees trabajen juntos en definir sus respectivos roles en cuanto a cómo proceder en temas sociales/sexuales en la vida de sus niños y jovenes sordociegos y darse cuenta que está bien buscar ayuda y no tener todas las respuestas en cómo intervenir o facilitar el desarrollo social/sexual de cada niño o joven-adulto.

CONTENIDO QUE/CUANDO ENSEÑAR

La educación social/sexual es más que solo los hechos, es una forma de vida. Es una parte intima de nuestra vida diaria con el niño, adolescente o joven-adulto sordociego cualquiera sea su nivel de funcionamiento. Los temas de la vida social/sexual son los mismos para aquellas personas sordociegas como para aquellos sin discapacidades lo que variará será la formación del desarrollo y los aspectos experimentales en cuanto al modo y tipo de acceso a la información.

El dicho, "Hay dos cosas que podemos darle a nuestros niños, la primera son las raíces y la otra son las alas." (Anónimo), ofrece una analogía por lo que estamos tratando de enseñar al niño o adolescente sordociego en el desarrollo de sus destrezas y conocimiento social/sexual.

El contenido de lo que enseñamos en el área de educación social/sexual necesita ser visto de una manera integrada a todas las destrezas de la vida que nuestros niños aprenden desde el nacimiento.

Las raíces del desarrollo social/sexual de los niños y jovenes sordociegos se unen al desarrollo de la autoestima, comunicación, elección y toma de decisión, control y la confección de una red de apoyos y relaciones. Las alas del desarrollo social/sexual son el contenido de las áreas de destrezas sociales/sexuales y el conocimiento necesario para facilitarle una participación tan plena de la vida como sea posible.

Los temas y desafíos sociales/sexuales para el niño y joven-adulto sordociego son iguales a aquellas personas sin discapacidad pero la habilidad para desarrollarse en estas áreas está a menudo mas limitada que aquella que tienen sus pares debido a su medio social y a las oportunidades de aprendizaje. Muchos de nosotros, tanto padres como cuidadores, nos enfrentamos con el desafío de crear situaciones de aprendizaje apropiadas a la edad en áreas tal como relaciones entre amigos mientras nosotros mismos aún continuamos esforzándonos con estos temas en nuestra propia vida personal. O somos desafiados a cómo comunicar referencias sociales/sexuales que son a menudo no-verbales en un lenguaje y/o conceptos comprensibles para la persona sordciega. Más tarde al tratar la técnicas, veremos que las limitaciones de enseñanza y expresión de estos conceptos son la mayoría de las veces ejercicio de nuestra falta de creatividad y de ofrecer socialmente oportunidades de aprendizaje para niños y jovenesadultos con sordoceguera.

Dado a que en esta presentación no se puede ofrecer una explicación detallada del contenido de cada área de la curricula, se estimula al lector a utilizar la curricula y los recursos materiales citados en la referencia para abarcar un completo panorama de los recursos disponibles. A continuación se ofrece una breve lista de las áreas centrales del curriculum.

CURRICULUM DE EDUCACIÓN SOCIAL/SEXUAL

• ENTENDIMIENTO DE UNO MISMO: CONCIENCIA DE UNO MISMO (ej. partes del cuerpo; lenguaje corporal; sentimientos; autocontrol; desarrollo físico; género; etc.)

• ENTENDIMIENTO DE LAS FUNCIONES DEL CUERPO (ej. control de esfínteres; higiene; menstruación; etc.)

• ENTENDIMIENTO DE LAS DIFERENTES INDIVIDUALIDADES (ej. unicidad; pubertad; imagen corporal; autoconcepto positivo; etc.)

• ENTENDIMIENTO DE LA NECESIDAD DE RESPETARSE ASIMISMO Y A LOS OTROS (ej. privacidad; autoimagen; asertividad; etc.)

• ENTENDIMIENTO DE LA RELACIÓN CON OTROS (ej. familia; amigos; extraños; destrezas para tomar decisiones; evitando el abuso y la explotación; etc.)

• ENTENDIMIENTO DEL ESTILO DE VIDA ADULTO (ej. soltero; casado; homosexual; paternidad; grupo de vivienda; etc.)

• ENTENDIMIENTO DE LOS ASPECTOS MÉDICOS RELACIONADOS A LA SEXUALIDAD (ej. concepción; control de la natalidad; enfermedades transmitidas sexualmente; prevención; etc.)

• ENTENDIMIENTO DE TÉRMINOS SEXUALES (SEÑAS) (ej. partes del cuerpo; acciones; etc.)

Haciendo una revisión de esta lista, puede ser fácil decir que estos temas solamente se aplican a niños y jovenes sordociegos de alto nivel de funcionamiento, sin embargo el acceso a este conocimiento al nivel más alto de su potencial es un derecho básico a todas las personas sordaciegas. La falta de desarrollo social/sexual a menudo también es el resultado de esperar a exponer al niño o joven-adulto sordociego a estos conceptos esenciales de vida cuando sentimos que ellos no están listos para aprenderlos. Si como se mencionó con anterioridad, aún las personas sin discapacidad a menudo no acceden a un conocimiento completo en estas áreas centrales cómo podemos esperar que los niños y jovenes adultos sordociegos progresen a través de éstas si no intentamos proporcionarle esta información? Para la mayoría de las personas discapacitadas severas la exposición a las señas y a la información diferirá en el grado más que en el nivel de conocimiento social/sexual requerido por el niño o joven adulto sordociego pero el
abarcar todos los rangos de funcionamiento debe ser de conocimiento por parte del personal como un derecho de la persona.

En la vida de todos los niños estas tareas no pueden esperar de ser iniciadas a edades arbitrarias sino que se desarrollan desde el nacimiento y particularmente los niños sordociegos requieren nuestro esfuerzo constante para hacer que los aprendizajes que nosotros tenemos garantizados del mundo visual lleguen a ser concientes para ellos. Por ejemplo, uno no comienza de manera repentina a la edad de tres años a dominar las propias emociones. Nuestros padres han estado haciéndolo desde nuestro nacimiento y constantemente han sido reforzados por imágenes visuales y auditivas y a través de las interacciones con pares y también a través de la TV. El niño sordociego ha tenido oportunidades limitadas para el aprendizaje ocasional, nosotros debemos ofrecérselo
usando modos de comunicación accesibles y pistas táctiles. Esto no es fácil, pero una
vez más la dificultad se vence en la medida en que nosotros como adultos comenzamos
a llevar a nivel conciente el aprendizaje social/sexual a través de nuestras interacciones
diarias con el niño.
Cuan a menudo desde la existencia del niño sordociego usamos señas para TODAS las
partes de su cuerpo o nos referimos a ellos como varones o niñas?
Si el impulso más tarde es igual a la respuesta en términos de aprendizaje y lenguaje,
entonces surge como esencial que usemos el lenguaje en el área de aprendizaje
social/sexual con mayor frecuencia para un completo desarrollo del sentido de si mismo
del niño.
Los programas de educación individual para cada niño y joven sordociego debe
iniciarse estableciéndose las metas relacionadas a su actual nivel de desarrollo
social/sexual y desafiar el logro mayor independencia y destrezas.
Las raíces solo pueden estar saludables si se les da el suficiente mantenimiento y
espacio para crecer. Los niños sordociegos pueden lograr estas tareas si se les ofrece las
oportunidades para practicar y repetir las destrezas sociales/sexuales. La adolescencia
nos ocurre a todos, no podemos detener el proceso del desarrollo físico, pero el
conocimiento social/sexual que hayamos compartido con los niños sordociegos los
encontrará mejor preparados cuando esto ocurra.
Las tareas del adolescente sordociego será la misma a la de todos los jovenes, pero la
forma en que se presenta la información puede variar conjuntamente con las
oportunidades de practicar y dominar las destrezas sociales/sexuales de este período.
Los aspectos significativos que hacen al cambio fisiológico puede variar dependiendo
de la existencia de discapacidades físicas y emocionales adicionales.. Por ejemplo, para
el adolescente sordociego con discapacidades adicionales, los cambios físicos y los
cambios anímicos del adolescente pueden ser expresados por masturbaciones que
ocurren en momentos y lugares inapropiados. Para aquellas personas sordaciegas de
alto nivel de funcionamiento, los temas puntuales pueden ser iniciar y mantener
amistades. El contenido de este período adolescencia/joven adulto que continúa hasta la
vida adulta es nuevamente el contenido que cada uno de nosotros necesitó y continúa
necesitando para aprender a manejarnos con otros a nivel social/sexual. Es el contenido
del desarrollo de uno mismo , de auto cuidado y de las tareas relacionadas social y
sexualmente con otros.
Nuestra tarea es actuar como apoyo para permitirle al niño o joven adulto sordociego
balancear sus necesidades y dominar las tareas sociales/sexuales de este período al
máximo nivel de sus posibilidades.
TECNICAS
¿Cómo hacemos esto? ¿Qué técnicas podemos usar más efectivamente para enseñar a la
persona sordaciega estas tareas esenciales de vida teniendo en cuenta sus niveles de
funcionamiento y situaciones de vida? Aquí es donde la enseñanza actual de las
destrezas sociales/sexuales para niños y jovenes adultos sordociegos a menudo se
tropiezan con grandes dificultades. Usualmente, podemos convencernos a nosotros
mismos que necesitamos abordar esta tema, pero cuando vemos a la persona sordaciega,
sacudimos nuestra cabeza y nos preocupamos por donde comenzar. Sin embargo, el
punto clave no es donde comenzar sino cómo y cuándo es más efectivo ofrecer y
facilitar el aprendizaje social/sexual para las personas sordaciegas.
Los niños y adolescentes sordociegos son muy distintos en términos de sus niveles de
funcionamiento, situaciones de vida y niveles de apoyo social por lo que no hay una
respuesta que pueda darse en relación a cómo y dónde enseñarles. Dado que cada niño,
joven o adulto lleva consigo a cada situación su personalidad única, su propio nivel de
destrezas, su propio estilo de aprendizaje, sus propias necesidades es que las estrategias
de intervención deben ser consideradas desde una perspectiva individual. Monat (1982)
ha delineado los factores que afectan las habilidades de la persona con discapacidades
múltiples en el ejercicio de sus derechos y responsabilidades sociales/sexuales de la
siguiente manera:
NIVEL COGNITIVO: Ej. el grado de impedimento (ej. media, moderada,
Severa, profunda)
DESTREZAS ADAPTATIVAS: Ej. concepto de si mismo, actitudes sociales, pares,
Padres, personal, etc.
MEDIO AMBIENTE: Ej. modo de vivir--independiente, grupo de
Vivienda, hogar de la familia, facilidades
Residenciales, etc. (Monat, 1982).
Cada uno de estos factores afectaría tanto el tipo de abordaje usado en la comunicación
de las responsabilidades y derechos sociales/sexuales de la persona como el nivel en el
que ellos podrían ejercitar efectivamente esos derechos. Por ejemplo, en el nivel más
bajo de desarrollo y espectrum de modo de vida, el abordaje de intervención puede ser
más con una orientación conductual y/o concentrado más en la conducta del personal
en relación a los derechos del estudiante en cuanto a la privacidad y al manejo físico
apropiado a la edad.
Mientras que en un nivel más alto, el método de intervención debería consistir en mayor
educación formal y oportunidades de ejercitar sus derechos y responsabilidades. El
siguiente gráfico (Miller, 1994) intenta bosquejar los factores internos/externos en la
toma de decisiones para planificar las intervenciones educativas sociales/sexuales.

aquí va un diagrama______________

Una intervención efectiva debe lograr un balance entre las causas a menudo
conflictivas del desarrollo físico de la persona sordociega entre ellas su nivel de
lenguaje funcional, desarrollo cognitivo y socio-emocional, su modo de vivir y factores
ambientales adicionales tales como el social, parental, cultural y expectativas del
personal.
El nivel y método de intervención necesita ser revisado de manera continua, las
variaciones en el abordaje son necesarias de acuerdo al nivel de adaptación del niño /
joven adulto, a las habilidades cognitivas y a su modo de vida presente y futura.

MODO DE VIVIR: hogar; dormitorio; institución; grupo de vivienda en la comunidad;
departamento.
Al utilizar todas las técnicas descriptas a continuación en énfasis debe ser puesto en la
"acción". Todos nosotros aprendemos "haciendo" y el aprendizaje de las destrezas
sociales/sexuales funcionales puede ser "muy divertido".
Los componentes claves de un método de enseñanza para niños, adolescentes o adultos
sordociegos con o sin discapacidad adicional en el desarrollo de destrezas
sociales/sexuales son un abordaje que se adapte a un amplio expectro de niveles de
funcionamiento y personal que se sienta con confianza y cómodo en el manejo de estos
temas. Uno de los abordajes que ha sido usado exitosamente con estudiantes severos y
de alto funcionamiento fue desarrollado por Jean Edwards en dos de sus curriculas,
SIENDO (1979) y SINTIENDOME LIBRE (1982). A continuación se presenta un
breve resumen de su abordaje.
Los conceptos claves propuestos por Edwards (1982) ofrecen un método de definir
conductas sociales/sexuales y tareas organizadas en cuatro categorías:
APROPIADO/INAPROPIADO
PUBLICO/PRIVADO
HABILIDADES
COGNITIVAS/
ADAPTATI VAS
ABORDAJES
Se usa apropiado/inapropiado no para referirse a que si una situación es correcta o
incorrecta, pero si para determinar si la conducta se equipara a la situación. En muchos
casos es una decisión de sentido común ( por ej. seleccionar si es apropiado o no calzar
sandalias en la nieve), mientras que en otras instancias está ligado a expectativas
sociales (por ej. cómo nosotros saludamos a extraños como opuesto a saludos más
íntimos con miembros de la familia).
El segundo grupo de categorías, "publico/privado" se define de la siguiente manera:
PRIVADO: cualquier lugar donde nadie puede verte y hay escasa o ninguna posibilidad
de ser visto (ej. baño o dormitorio con puertas y cortinas cerradas).
PUBLICO: cualquier lugar donde las personas pueden verte.
(Edwards, 1982)
El uso de estas categorías ofrecen términos concretos para ayudar a los padres, personal
y estudiantes en definir y encontrar soluciones o conductas alternativas en situaciones
sociales/sexuales. Estos términos también insisten en conductas apropiadas a la edad y
estimula las habilidades de toma de decisiones por parte de los niños y jovenes
sordociegos con o sin discapacidades adicionales. Finalmente estas categorías se
adaptan a la planificación de las intervenciones de acuerdo a los niveles de
funcionamiento y en actitudes relajadas hacia el manejo de situaciones
sociales/sexuales.
Sin embargo, deben ocurrir los debates sobre la sensibilidad cultural y ser tenidos en
cuenta para definir ciertas conductas en determinadas situaciones (ej. hogar vs.
Escuela), en nuestra experiencia estos conceptos pueden ser usados para definir la
mayoría de las conductas sociales/sexuales y sirven como un trampolín para desarrollar
planes de intervención y planes de clases de educación social/sexual.
Por ejemplo, ya sea en el hogar o en la residencia, es inapropiado para un adolescente
sordociego masturbarse en público. Entonces se puede desarrollar una secuencia de
aprendizaje basada en el nivel de funcionamiento de la persona para enseñarle el lugar y
el momento apropiado para masturbarse en cada modo de vivir. O en el nivel más alto
de desarrollo se puede enseñar la educación social/sexual en relación a derechos y
responsabilidades usando técnicas interactivas y modelos para tomar decisiones acerca
del coito y del uso de normas de seguridad.
Sin embargo, la curricula de Edwards (1979; 1982) nos ofrece una organización
concreta para definir muchos tópicos de aprendizaje social/sexual en el hogar, en la
escuela, en el grupo de vivienda u otros modos de vivir en la comunidad, uno necesita
usar una variedad de técnicas o abordajes para poner la curricula en acción.
Los abordajes que revisaré tienen un concepto superficial, como personal y cuidador;
necesitamos tanto APROVECHAR EL MOMENTO-------- y ALGUNAS VECES
CREAR EL MOMENTO para optimizar las oportunidades de aprendizaje social/sexual
para el nivel de funcionamiento o grado de independencia.
Las siguientes son algunas técnicas que han sido útiles en el desarrollo de conceptos
sobre los derechos y responsabilidades de los niños y jovenes sordociegos:
1. Role Play: Esta técnica se puede utilizar en un amplio espectrum de niveles de
funcionamiento. Por ejemplo, para preparar a una niña, en un rango de moderada a
severa, para la menstruación, y dado que los niños sordociegos en este rango
funcional tienen dificultad para manejar los cambios en sus rutinas, la niña debería
ser iniciada a usar toallas femeninas sobre una base mensual.
Las situaciones de role play (ej. en una clase de movilidad) donde el personal no
conoce al estudiante, el relacionarse para tratar que venga con ellos, se puede usar
para enseñar a los niños y jovenes adultos, de medio y alto nivel de funcionamiento,
las técnicas de protección y cómo manejarse con extraños.
Las actitudes tales como bailar, comer en un restaurant pueden también repetirse a
través del role play con seguimiento de oportunidades prácticas en situaciones de la
vida real. Finalmente el role play donde el personal o cuidadores representan las
conductas del niño pueden usarse para revisar las situaciones sociales/sexuales,
tales como conductas en lugares de trabajo o en la comunidad, después que hayan
ocurrido las experiencias en la comunidad.
2. Consultoría In vivo/Enseñanza: Esta técnica involucra el uso de oportunidades
ocasionales de aprendizaje social/sexual. Especialmente para los niños y jovenes
adultos que no podrían aprender fuera de contexto, esta técnica tiene en cuenta la
demostración de la conducta apropiada y el lenguaje en la situación actual. Por
ejemplo, si un niño consistentemente deja el baño y regresa al aula con sus
pantalones desabrochado, el personal no debería arreglar la ropa del niño en el
pasillo o en el aula sino que debería regresar al baño para ilustrar el momento, el
lugar y conducta apropiada para arreglar el pantalón. En el caso de otra estudiante
quien persistentemente levanta su remera en público para acomodarse su
portasenos, el personal y los miembros de su familia intervinieron, llevando a la
estudiante a un baño u otra área privada repitiendo y enseñando las conductas y el
lenguaje apropiado para una actividad privada.
3. Fotos, diapositivas, dibujos: pueden usarse tanto para el enriquecimiento del
lenguaje como en la toma de decisiones en conductas sociales/sexuales
públicas/privadas y apropiadas/inapropiadas. Este medio cualquiera sea el recurso
que se use dibujos; diapositivas producidas por uno mismo o fotos o fotos y
diapositivas disponibles en los comercios (Edwards, 1979,1982; Stanfield
Publishing, 1997; Sexual Explotation Curriculum, 1979) permite al niño o joven
adulto sordociego revisar en múltiples oportunidades imágenes de situaciones
sociales/sexuales; expresiones de emoción o sentimientos; y/o aprender las partes
básicas del cuerpo. Por ejemplo, las historias de experiencias de lenguaje o el
método conversacional de señas de Van Dijk, láminas de revistas o fotos actuales
del niño o adolescente sordociego en ciertas situaciones podrían ser usadas para
ofrecer lenguaje acerca de sentimientos o conductas en aquellas situaciones.
4. Video: ofrece la oportunidad de ver situaciones sociales/sexuales actuales para
reforzar conductas positivas y para ofrecer opciones u oportunidades de aprendizaje
para manejar conductas inapropiadas. Por ejemplo, mientras se gravaba a un grupo
de adolescentes sordociegos en un taller , se observó a una alumna que
periódicamente tocaba el muslo de un compañero varón sentado al lado de ella por
debajo de la mesa. Ambos estudiantes han sido incluidos en un programa de
educación social/sexual y se los expuso a los conceptos de públicos/privados y
apropiado/inapropiado. (Edwards, 1978,1982). El video fue visto individualmente
con los estudiantes para revisar y ofrecer lenguaje en relación a los temas de
conductas públicas y privadas en el taller; los lugares donde tal conducta podría ser
más apropiada, y las partes del cuerpo publicas y privadas y el derecho de la persona
para rechazar o permitir ser tocado.
5. Modelos: Sin embargo, para los niños y jovenes sordociegos es mejor ofrecerles
los nombres/señas de sus partes corporales sexuales durante aquellas oportunidades
que ocurren naturalmente desde edades tempranas (ej. a la hora del baño) de la vida
como modelos de partes corporales sexuales (Modelos Pélvico Jackson) y/o
muñecas anatómicamente correctas (ej. Enseñar un cuerpo, Casa de muñecas
Victoria) se pueden usar como ayuda de intervención y enseñanza. Tales conceptos
como uso de normas de seguridad, coito, menstruación, tocar
apropiadamente/inapropiadamente y nacimiento se pueden enseñar usando estos
modelos. El estudio de caso que sigue esta técnica revisa ilustraciones que pueden
usarse con estos modelos.
6. Libros; Cassettes: Sin embargo aún continúa siendo una necesidad el incremento
de números de libros en braille o en cassette en el área de educación social/sexual
para el uso de niños y jovenes adultos sordociegos, este a menudo es un recurso
para los estudiantes de mediano y alto nivel de funcionamiento. Un cassette tal
como Tú cuerpo cambiando (Allen, 1974) ofrece un tiempo para una exploración
guiada de uno mismo y puede construir tanto habilidades conceptuales como de
lenguaje y ofrece una base para la enseñanza de los cambios corporales y del
desarrollo. Libros en cassette o en braille pueden también ofrecer temas comunes
para padres, personal y el niño o joven adulto para compartir información sobre
temas sociales/sexuales.
7. Grupos de apoyo de pares: ofrece una oportunidad a los niños y jovenes
sordociegos para explorar temas sociales/sexuales en un contexto seguro. Tales
grupos ofrece una oportunidad para debatir y/o asumir el role de ... para facilitarle
a los niños y jovenes sordociegos exponerse a, practicar o revisar estrategias para
manejar temas sociales/sexuales en sus vidas. Algunas semanas subvencionadas por
escuelas de ciegos, sordos o sordociegos u organizaciones basadas en la comunidad
para sordociegos podrían ser utilizadas para ofrecer una oportunidad a los
cuidadores y a la educación social/sexual.
8. Poniendo todo esto junto: Permítanme un momento para tratar brevemente de
poner todo esto junto para desarrollar un plan de acción que reviva nuestro
conocimiento de cómo deberíamos comenzar para mejorar el desarrollo de estas
habilidades esenciales de vida entre las personas sordaciegas de todas las edades.

La hoja de planificación descripta arriba facilitará tanto a padres como personal a
comenzar un abordaje y trabajo hacia las situaciones sociales/sexuales desde una
organización común. Esta organización busca clarificar cada nivel de comodidad de la
persona y la habilidad para manejarse en situaciones sociales/sexuales y participar en la
definición de los resultados esperados. Las preguntas son sobre lo que puede ser
fácilmente internalizado para que el desarrollo del conocimiento social/sexual o
reacciones a situaciones sociales/sexuales para los niños y jovenes sordociegos de
cualquier edad pueda llegar ser algo natural en nuestro hogar o curriculum escolar
tanto como las actividades de la vida diaria.
DESARROLLO DE POLITICAS: PROYECCION FUTURA
La educación social/sexual de los niños y jovenes sordociegos debe ocurrir tanto en las
relaciones hogareñas como en la de la escuela. En la actualidad, ambas partes defieren o
no cubren los temas hasta que surge alguna crisis. La escuela y los padres necesitan
trabajar juntos para desarrollar una atmósfera de vida que ofrezca óptimas
oportunidades para el desarrollo social/sexual de cada uno de los estudiantes como
personalidades individuales únicas. Como todas las áreas de aprendizaje para las
personas sordaciegas, quizás aún más en el área de educación social/sexual , es
necesario lograr un balance entre la formación profesional del personal con la cultura de
los padres y/u otras creencias con la convicción de que cada persona sordaciega es
única para favorecer un crecimiento óptimo en esta área. Las escuelas, los grupos de
viviendas, las facilidades residenciales y las agencias que ofrecen servicios a los niños,
jovenes adultos sordociegos deberían desarrollar políticas que resuman claramente los
derechos individuales y las responsabilidades del personal y del estudiante en el área
de educación social/sexual y de conductas. La formación tanto para padres como del
personal debería ser ofrecida para comunicar claramente que las metas de la escuela o
agencia tanto como con las otras áreas del aprendizaje es facilitar a la persona
sordaciega alcanzar el nivel más alto de independencia social/sexual como sea posible.
Una política definida claramente desarrollada con el aporte del personal, padres y
propios interesados debería describir no solamente la filosofía de la escuela o agencia
sino más importante los roles y responsabilidades del niño, joven o adulto sordociego y
del personal para asegurar el aprendizaje social/sexual. Si bien las políticas variarán de
acuerdo al lugar en donde resida la persona, se sugiere al lector referirse para ejemplos
de politicas úitles al Human Sexuality Handbook: Guiding People toward Positive
Expressions of Sexuality - Manual de Sexualidad Humana: Una Guía hacia Expresiones
Positivas de la Sexualidad - (Brown, 1994) y to Being Me -Siendo- (Edwards, 1979)
Referencias
Allen, Pat, and Lipke, Lee Ann, Your Changing Body: Audiotape, Perennial Education,
Inc.: Illinois, 1974.
Annon, Jack S. The Behavioral Treatment of sexual problemms, Vol. 1 and 2, Enabling
Systems, Inc. Hawaii, 1974.
Bell, Ruth, Changing Bodies, Changing Lives, Random House, New York, 1980.
Brown, Gail T. Human Sexuality Handbook; Guiding People Toward Positive
Expressionns of Sexuality, The association for community Living, Massachusetts, 1994.
Briggs, Dorothy, Your Child's self esteem, Doubleday and Company, New York, 1975
Chipouras, S. Cornelius D, et al, Who Care? A Handbook of Sex Education and
counseling services, George Washington University, W. DC. 1979.
Curriculum for developing an awareness of sexual exploitation and self-protective
techniques, comprehensive health education foundation, 20814 Pacific Highway So,
Seatle WA, 98188.
Dechesne, BHH, Pons, C. and Schellen AMCM (edited by) Sexuality and handicap,
Charles C. Thomas Publisher, Sprinfiels Illinois, 1986.
Edwards, J. And Wapnick, Being Me (1979) and Feeling Free (1982), Ednick
communications Box 3612, Portland OR 97208.
Franck, Roger, and Edwards, Jean, Building self-esteem in person witth developmental
disabilities, Ednick communications, Oregon 1988.
Greenberg, Polly, Character development: encouraging self-esteem and self-discipline
in infants, Toddlers and Two-year-olds, National association for the education of
Young Children, Washington, DC. 1991.
Griffiths, Dorothy M., Vernon L., and Hingsburger, David, Changing Inappropiate
Sexual Behavior, Paul H. Brookes Publishing Co., Baltimore, Maryland, 1989
Gordon, S. Sexual Rights for the People ...Who Happen To Be Handicapped, Syracuse:
Center on Human Policy development, Syracuse University, 1974
Hargie, Owen, Saunders, Christine, and Dickson, David, Social Skills in Interpersonal
Communication, Croom Helm, London, England, 1987
Jackson Pelvic Models, 33 Richdale Avenue, Cambridge, MA 02140, 617 864 9063
Katchandourian H.A. and Lunde D.T. Fundamental of human sexuality, Holt Rinehart
And Winston, N.Y. 1975
Kolodny R. Masteers J. And Johnson, Textbook of sexual medicine, Little, Brown and
Co. Boston 1979.
Kroll, Ken and Klein Erica Levy, Enabling Romance, Woodbine House, Bethesda MD
1995.
Marshall, Hermine, The Development of Self Concept, Young Children 1989
McGinnis, Ellen and Goldstein Arnold, Skillstreaming in Early Childhood, Researcch
Press Company, Champaign, Illinois 1990.
Miller T., Social/sex Education for the Deafblind , Keynote Presentation: Fourth
Canadian Conference on Deafblindness, New B. Canada 1994.
Monat, Rosalyn Kramer, Sexuality and the Mentally retarded. College Hill Press, San
Diego , California,1982.
Monat Haller, Rosalyn Kramer, Understanding and Expressing Sexuality, Paul H.
Brookes Publishing Co. MD 1992.
O'Day Bonnie , Preventing Sexual Abuse of person with disabilities, Minnesota
Program or victims of Sexual assault, St. Paul MN 1983
Pomeroy, Wardell B., Boys and Sex, Dell Publishing Co. Inc. New York NY 1981.
Pomeroy, Wardell B. , Girls and Sex , Dell Publishing Co. Inc. New York NY, 1981.
Project MORE, Developing Responsible sexuality, Hubbard Illinois, 1978.
Ratner, Marilyn and Chamlin, Susan, Straight Talk, Viking penguin Inc. New York NY,
1987.
Santa Clara Country Social Skills Curriculum, developed under SCORE regionalization
project, to order contact B.J. Mc. Callum 1296 Maripose Ave. San Jose CA. 95126, at
(408) 971 1353.
Teach a Bodies Instructional Dolls. P:O: Box 101444, Ft. Worth, Tx 76185,
Tymchuk, Alexander J. , Effective Decision Making, Ednick communications, Inc.
Portland, Oregon, 1985.
Victoria House Dolls, P:O: Box 663, Forestville CA 95436, 707-887-1516
Zilbergeld, Bernie, Male Sexuality, Bantam Books Inc. New York NY 1978
Zimbardo, Phillip, Shyness, Addison-Wesley Publishing Ccompany, MA. 1978.

Encuesta

Ponemos a tu consideración la propuesta de este equipo académico, de cambiar su razón social, en congruencia con el desarrollo del modelo educativo centrado en la atención a la diversidad.

Tu opinión es importante.

La Red de Integración Educativa y Educación Inclusiva debe cambiar su razón social a "Red de Educación Inclusiva"

Loading...